Archivo de la categoría: Divertirse a la fuerza era obligatorio

Fidelio

Llevo puesto mi esmoquin recién planchado con el ticket de la tintorería dentro del bolsillo, también llevo mi capa con capucha y mi máscara de porcelana, lo llevo puesto todo, pero (aun así) continúo detestando algo de eso que flota … Sigue leyendo

Publicado en Divertirse a la fuerza era obligatorio | Etiquetado | Deja un comentario

Prueba ensayo-error

1 Todavía no se han dignado a pronunciar ni una mísera palabra; nada de nada, en serio, ni me miran. Llevo diez minutos aquí, sentado en una mesa de la Cafetería Hontanares, pero parece como si fuera invisible. Parece como … Sigue leyendo

Publicado en Divertirse a la fuerza era obligatorio | Etiquetado | Deja un comentario

Siempre desde el mismo número

Suena y siempre es el mismo número. La misma llamada se repite una y otra vez, no recuerdo desde cuándo, pero creo que debería responder. Me siento mal no haciéndolo. ¿Quién se esconde ahí? Este teléfono móvil, el mío, parece … Sigue leyendo

Publicado en Divertirse a la fuerza era obligatorio | Etiquetado | Deja un comentario

Extraña sensación de euforia

Me gustaría referirme a ello como pánico infuso, un pánico no adquirido, un principio de angustia que, por supuesto no se entrena, y que sólo se sufre o se disfruta según el día en que te toca padecerlo. Por ejemplo, … Sigue leyendo

Publicado en Divertirse a la fuerza era obligatorio | Etiquetado | Deja un comentario

Contreras

1 Se trataba de una sorpresa pactada con el destino desde hacía un par de lustros, me refiero a que todos sabíamos que algo así ocurriría, en algún momento, justo cuando dejásemos de esperarlo. Aunque era simple cuestión de tiempo, … Sigue leyendo

Publicado en Divertirse a la fuerza era obligatorio | Etiquetado | Deja un comentario