Archivo de la categoría: Divertirse a la fuerza era obligatorio

(prueba ensayo-error)

Todavía no se han dignado a pronunciar ni una mísera palabra. Llevo diez minutos aquí, sentado en una mesa de la Cafetería Hontanares, pero todavía no se han dignado. Nada de nada. Aunque resulte triste y algo desconsiderado por su … Sigue leyendo

Publicado en Divertirse a la fuerza era obligatorio | Etiquetado , , | Deja un comentario

(siempre desde el mismo número)

Suena y siempre es el mismo número. La misma llamada se repite una y otra vez, no recuerdo desde cuándo. Debería responder. Me siento mal no haciéndolo. ¿Quién se esconde ahí? Este teléfono móvil, el mío, parece fuera de control. … Sigue leyendo

Publicado en Divertirse a la fuerza era obligatorio | Etiquetado , , | Deja un comentario

(extraña sensación de euforia)

Pánico infuso. Pánico no adquirido. Tomar conciencia de quién es realmente uno mismo mientras deambula por los pasillos de Leroy Merlin: un lugar poco o nada adecuado para desarrollar este tipo de vislumbres. Escuchar mis propios latidos del corazón. Reconocer … Sigue leyendo

Publicado en Divertirse a la fuerza era obligatorio | Etiquetado , , | Deja un comentario

(Contreras)

Admito que me faltaron fuerzas para celebrar como se merecía una noticia de esta magnitud. Se trataba de una sorpresa pactada con el destino desde hacía un par de lustros, aunque todos sabíamos que el derrumbe de Contreras se produciría, … Sigue leyendo

Publicado en Divertirse a la fuerza era obligatorio | Etiquetado , , | Deja un comentario

(alfombra blanca)

Me parece muy complicado mostrarme afable con las visitas cuando se niegan a descalzarse en el salón. Algo ocultan, sin duda, claro, yo también lo pienso aunque quiero evitar juicios prematuros. Mi casa es vuestra casa siempre y cuando aceptéis … Sigue leyendo

Publicado en Divertirse a la fuerza era obligatorio | Etiquetado , , | Deja un comentario